Recuerdos del Camel Trophy

Recuerdos del Camel Trophy

Memorias de una leyenda

Recuerdos del Camel Trophy

                                                            por J.A.Ponseti

Miguel de la Quadra siempre decía que “hay que ir a por lo que sueñas, a por lo que deseas”, si lo consigues o no esa ya es otra historia.

Esta era la filosofía del Camel Trophy. Llevo unas cuantas horas mirando fotografías, recorriendo mapas con la imaginación, intentado situar mis inicios en esta aventura que marco la vida de muchos y por supuesto la mía en las décadas de los 80 y los 90.

El comienzo fue en 1980 cruzando la Trans-Amazonica y con unos cuantos Jeep como protagonistas. Al año siguiente entraría Land Rover y comenzaría a forjarse la leyenda. Yo llegué mucho más tarde, en mi cabeza ya estaba metido a finales de los ochenta, físicamente en los noventa.​



El Camel para mí suponía el viajar por lugares increíbles con una libertad absoluta, conociendo y compartiendo con gente de medio mundo. No me refiero solo a los participantes de los distintos países que participaban, que también, si no a la cantidad de personas en selvas, desiertos, sabanas, montañas y bosques con los que me fui cruzando a lo largo de cada una de estas aventuras.





A día de hoy el mundo Camel sigue estando en mi vida, hice grandes amigos, compañeros de viaje para este camino que es la vida. Con algunos coincido más, con otros menos pero siempre están ahí, no todos, unos cuantos se han marchado ya. A la mayoría los podéis encontrar entre las fotos y los vídeos que voy colgando en este trozo de mi vida.







Mirando todo lo que tengo y en todos los sitios en donde he estado me doy cuenta que siempre aparece Miguel de la Quadra en alguna de las fotografías, Miguel se fue el 20 de Mayo de 2016. Me pilló en directo, en la radio arrancando programa se me encogió el alma, hacía meses que no estaba bien, sabía que esto podía pasar, pero su imagen de indestructible me tenia atrapado, nos habían pasado tantas cosas en lugares tan remotos que era imposible que se fuera, pero se fue.

Me queda también del Camel el Miguel probador de raíces, setas… todo tipo de comidas con la frase de

“Ponse me he comido esto por si me diera algo…”

el problema es que esta frase te la soltaba en mitad de la nada en África, Asia donde le pillara sin recursos para ayudarle si de verdad le daba algo.

El Miguel “trilero” en Mongolia donde estábamos apunto de comprar un mapa antiguo precioso y nos dijo que era falso que no lo hiciéramos que nos estaban estafando, lo dejamos nos dimos la vuelta y lo compro él. Me estoy riendo de nuevo recordando la cara que se nos quedo cuando vimos que se lo llevaba.



Me encanta reunir de nuevo todas estas historias, sobretodo ver el camino tan largo que la vida me ha permitido recorrer por rincones increíbles. Hoy por muchos de esos lugares no se puede pasar. Hemos convertido nuestro entorno en un lugar mucho más peligroso. Hemos dado un millón de pasos atrás.

Pero como diría Humphrey Bogart siempre nos quedará el Camel Trophy, espero que os alegre el día viajar junto a mí por estos lugares.

Aquí podéis ver algunos vídeos de aquellos maravillosos años…

Campel Trophy 1995 
Mundo Maya

Campel Trophy 1997 
Mongolia

Campel Trophy 1998 
Santiago – Tierra de Fuego.

 

ARTICULOS RELACIONADOS